Reconstrucción de un crimen reforzó la versión de descargo

La reconstrucción de las circunstancias en las que Emanuel Pérez recibió un disparo en el costado izquierdo de la espalda le dio vitalidad a la versión que sostiene la imputada del hecho, Romina Pamela Siegfried, que afirmó que no fue la autora del disparo que terminó con la vida de su pareja.

La reconstrucción de las circunstancias en las que Emanuel Pérez recibió un disparo en el costado izquierdo de la espalda le dio vitalidad a la versión que sostiene la imputada del hecho, Romina Pamela Siegfried, que afirmó que no fue la autora del disparo que terminó con la vida de quien era su pareja y padre de su bebé.

 

Ayer se realizó la reconstrucción del hecho en la vivienda que compartían la imputada y la víctima al 9 de septiembre de 2014, ubicada en un pasillo en calle Zavalía Nº 1.791, a metros de la esquina con Santa María de Oro, en el este de Paraná, cuando Emanuel Pérez recibió un disparo en el costado izquierdo de la espalda. Según precisaron fuentes judiciales consultadas, Siegfried y WMF, un joven de 18 años que tenía 15 el día del hecho, quien afirmó ser el autor del disparo accidental que segó la vida de Pérez, participaron de la medida. Ambos brindaron explicaciones coincidentes que sostienen que Siegfried no fue la autora del disparo.

La medida se realizó con una importante presencia policial, que custodió al Tribunal de Juicio, integrado por Rafael Cotorruelo, Elvio Garzón y José María Chemez, y las partes, conformadas por la defensa técnica, en manos de Leonardo Kunzi y José Iparraguirre; la fiscal coordinadora, Matilde Federik; y el querellante, Javier Aiani. También participó personal de Criminalística que realizó la planimetría.

Tanto Siegfried como WMF realizaron sus respectivas declaraciones sin la presencia del otro. Así, mientras uno declaraba el otro esperaba en una casa vecina. Ambos dieron versiones coincidentes de las circunstancias en las que la víctima fue herida. En este sentido, la concurrencia de los relatos comprendió el lugar en el que estaba cada uno, en qué lugar del cuerpo de la víctima ingresó el disparo y en qué posición cayó sobre la cama, la disposición de los pocos muebles que había en la modesta habitación, la dimensión de la ventana y si tenía cortinas, entre otros interrogantes a aclarar.

Los magistrados y las partes estuvieron muy activos y realizaron muchas preguntas, que fueron evacuadas por la imputada y el testigo. En este sentido, ante la pregunta sobre en qué lugar WMF arrojó el arma tras el disparo accidental, el joven guió a la comitiva judicial hasta un basural y dio presiones sobre cómo arrojó el arma, que días después fue entregada a los defensores por familiares del chico, quienes la pusieron a disposición de la investigación.

La medida fue filmada y se tomaron fotografías. Ambos soportes, junto a la planimetría estará a disposición de las partes mañana a la mañana, por lo que los alegatos, que estaban programados para aquel momento, se prorrogaron para el lunes 7.

 

La imputación que pesa sobre Siegfried sostiene que "en fecha 9 de septiembre de 2014, aproximadamente en horas del mediodía, haciendo uso de un arma de fuego, tipo revólver calibre 32 le ejecutó un disparo a Emanuel Pérez en la región dorsal izquierda, ocasionándole una herida en el corazón que determinó el deceso del nombrado por shock hemorrágico a causa de lesión cardiaca por pasaje de proyectil expulsado por arma de fuego. Ello aconteció en el interior de la vivienda que co-habitaban en pareja, ubicada en calle Zavalía Nº 1791 -pasillo norte-, esquina Santa María de Oro de Paraná".