Judiciales

En el juicio por el crimen de Juan José Chocor, que tenía 18 años el 14 de febrero de 2014 cuando recibió un disparo por la espalda que le salió por la boca, en el que es juzgado un efectivo de la Policía de Entre Ríos, la mira se posó por unos minutos en el accionar de la Policía de Hernandarias.
Testigos refirieron conversaciones en las que se mencionaba a los tres varones imputados por el crimen de Gisela López como los autores del hecho. Una dijo que los acusados Matías Vega y Rocío Altamirano, le contaron como “pudieron” matarla, pero brindó un testimonio con lagunas y contradicciones.
Testigos señalaron a Eduardo Ramón Rivas, sub oficial subinspector de la Policía de Entre Ríos, como autor del crimen de Juan José Chocor, que tenía 18 años el 14 de febrero cuando a las 15.30 recibió un disparo desde un metro de distancia que le ingresó por la espalda y le salió por la boca,
La mujer argumentó, vagamente, que mintió porque recibió amenazas de muerte contra sus hijos. Al igual que otra testigo en la primera jornada, sostuvo que vio a Gisela López caminado mientras la seguía un hombre, de quien dijo que creía que era uno de los imputados por la forma de caminar.
El 14 de febrero a las 15.30 en Hernandarias, Juan José Chocor, que tenía 18 años, recibió un disparo desde atrás que le impactó a la atura de la nuca y le salió por la boca. El acusado de realizar el disparo a quemarropa es Eduardo Ramón Rivas, suboficial subinspector de la Policía de Entre Ríos,
Eduardo Ramón Rivas, sub oficial subinspector de la Policía de Entre Ríos, será juzgado por el delito de Homicidio agravado por haber sido cometido abusando de su función. Se le imputó haber disparado por la espalda a un chico. El disparo le impactó en la nuca y le salió por la boca.
Un chico que al momento del hecho, el 2 de agosto de 2014, tenía 15 años, fue declarado autor material y responsable del crimen de José Manuel Flores, ocurrido en el Puente de Hierro de Avenida Almafuerte en Paraná. Por el crimen, en 2015, Carlos Alberto Garcilazo acordó cumplir 13 años de prisión.
La primera jornada del juicio para dilucidar el crimen de Gisela López, ocurrido el 22 de abril de 2016, pasadas las 22.30, en Santa Elena, tuvo como principal testigo de cargo a una chica de 18 años que señaló a uno de los cuatro acusados. El debate continuará el martes 2 de mayo a las 9.
Maximiliano Ariel De Giusto fue condenado, en un fallo de primera instancia, a la pena de 4 años y 4 meses de prisión efectiva por el delito de Homicidio culposo agravado por la pluralidad de víctimas y la conducción antirreglamentaria de un vehículo automotor. El choque ocurrió en febrero de 2012.
“Lo que queremos y pedimos todos meses, todos los 24, es justicia, que pague el que le hizo esto a mi hermano y que caiga el cómplice” manifestó a El Diario una hermana de la víctima. A un año y dos meses del crimen de Leandro Escuri, la familia pide que se concrete el juicio.

Páginas

Suscribirse a RSS - Judiciales