Tras suspensión por falta de notificación a las defensa reanudan audiencia en la causa Cirme

El jueves 27 la juez de Garantías Nº 4, Paola Firpo, dio por fracasada la audiencia en la que se iba a plantear la nulidad de una testimonial en la causa Círculo Médico (Cirme). El motivo fue que no fueron notificadas de la audiencia todas las defensas. Se realizará el lunes a 1 de agosto las 16.
José Velázquez y Guillermo Brunner, defensores de Justo José Uranga, Ignacio Martín Uranga, solicitaron que se realizara una audiencia en el contexto de la causa denominada Círculo Médico (Cirme), en la que iban a plantear la nulidad de una entrevista que mantuvo un testigo con el fiscal Gervasio Labriola. Según se puso establecer, el testigo sería el abogado del Fideicomiso Barrio Médico II, que es uno de los motivos de la causa que se sustancia contra los hermanos Uranga y Carlos Narciso Otaño, Alejandro Karavokiris, Raúl Arturo Hetze, Alberto Genaro Vilanova, Carlos Aníbal Berlo, Raúl Francisco Rodríguez y Ubaldo José Ibarzábal, todos ex integrantes de la Comisión Directiva (CD) del Cirme, y del contador Lucio Figueroa, por el supuesto delito de Administración infiel.
 
La jueza de Garantías Nº 4, Paola Firpo, decidió suspender la audiencia y darla por fracasada, ante la comprobación de que no todas las defensas fueron notificadas. Sí lo fue la parte acusadora, a cargo del fiscal Gervasio Labriola y los querellantes Rosario Romero y Santiago Halle. En la sala se hicieron presentes los abogados Iván Vernengo, Miguel Ángel Cullen y Guillermo Vartorelli, que se enteraron unos minutos antes de la audiencia y se sentaron como parte del público. Ante lo anómalo de la situación, Firpo resolvió darles la palabra y pudieron explicitar que no fueron notificados, haciendo hincapié en que la audiencia y lo que de ella se resolviera, podría tener consecuencias para sus representados.
 
A modo de solución Labriola, previo deslindar responsabilidades de la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA), propuso la suspensión de la audiencia, a lo que adhirieron la querella y Velázquez y Brunner. Sin embargo, al tomar conocimiento de la suspensión de la audiencia, que se reprogramó para hoy a las 16, desde la OGA explicaron que no notificaron a todas las partes porque Labriola no precisó los nombre ni las direcciones de correo de todos los imputados y de sus defensores.
 
La OGA citó el artículo 19, inciso b, 4º párrafo del Reglamento para Oficinas Judiciales, que fue aprobado por Acuerdo General Nº 28 el 9 de septiembre de 2014, que prescribe que “será responsabilidad de la Unidad Fiscal informar a la Oficina de Gestión al solicitar la audiencia, los cambios de defensores que se hubieran producido en el ámbito de la Fiscalía, como así también la intervención o no del Ministerio Pupilar, la existencia de querella con sus respectivos datos, y el domicilio del imputado o sospechado”.
 
La situación, que fue salvada, generó suspicacias entre letrados que vienen señalando este tipo de “olvidos” porque, señalaron, que “siempre se constituyen en obstáculos para las defensas”. Tras pedir la reserva de sus nombres, cuestionaron que los fiscales se entrevisten sin la presencia de las defensas con testigos, en entrevistas informales permitidas por el Nuevo Código Procesal. También indicaron que “no se da la proclamada igualdad de armas. Fiscalía tiene todos los elementos para llevar adelante una investigación, en tanto que los defensores encuentras muchos obstáculos para producir su propia prueba, tal como lo permite el Nuevo Código, como para también tener que aceptar estos recurrentes olvidos en la notificación de las defensas”.